Por Opinion Calificada. Salta, Argentina.

El presidente de la Fundación Códigos, Luis Seguessa, brindará la conferencia “Cambios climáticos, porqué y cómo frenarlos”, organizada por la empresa Plan-B. La charla es de carácter abierto y gratuito y se realizará el miércoles 6 de julio a las 19, en el salón de la Cámara de Comercio e Industria de la provincia (España 339).

En exclusiva adelantó a Opinión Calificada los detalles de esta conferencia y las formas de frenar el cambio climático, entre ellas terminar con los motores de combustión que causan serias consecuencias en el ambiente.

¿Qué temáticas tratará en la conferencia?

Nuestras conferencias siempre apuntan a las principales causas del cambio climático y de qué manera podemos ir minimizando todo esto desde el lugar de cada uno. En este tema es importante porque la información real es la que hace que el ser humano actúe eficazmente.

Hasta ahora se ha venido hablando de las emisiones de gases como primer problema del calentamiento global y nosotros advertimos y denunciamos que hay otros factores que están influenciando esta situación y también tienen que ver indirectamente con los cataclismos.

¿Qué características tendrá la charla?

Vamos a mostrar durante unos 50 minutos la realidad del problema y la mejor forma de poder actuar efectivamente contra ello. Es una exposición muy bien fundamentada científicamente, con fotografías, videos y testimonios.

Se dice que la implementación de biocombustibles reducen el cambio climático ¿Esto es así?

Reduce muy poco, porque el gran problema no pasa por las emisiones de gases, sino por la tecnología que estamos utilizando. Entonces un cambio de combustible como el biodisel o el nitrógeno, que no emiten tanta cantidad de CO2 igualmente se deteriora el ecosistema del planeta.

¿Y por que se mantiene esta contaminación?

En los últimos 30 años el desarrollo tecnológico avanzó mucho, pero por las fuertes presiones de las petroleras, la tecnología obsoleta con más de 100 años sigue estando debajo del capot de los vehículos, hablamos del motor de combustión interna, una máquina que está destruyendo al planeta.

¿Existen alternativas a ese modelo?

Por su puesto, y auque no son la solución definitiva, actualmente existen autos que funcionan con tecnología eléctrica que pueden ayudar a que esto no sea un desastre.

Hoy el mundo está en un camino de destrucción en progresión geométrica, si cambiamos a la energía electromagnética, la atmósfera se podría sanear y recuperar en cuestión de años y así frenar lo que está pasando.

¿Qué características tienen estos automóviles?

Aunque los intereses económicos nos hayan querido mostrar otra cosa, los vehículos electromagnéticos tienen muchas ventajas.

Hace tres años probamos autos en California con tecnología de ultracapacitores, éstos se cargan en 10 minutos, con autonomía de 450 kilómetros y mucho más pique y velocidad que los vehículos convencionales, se recargan en cualquier toma corriente de 110, 220 360 volts. Esto es algo absolutamente viable que podemos implementar.

¿Qué otras tecnologías están en exploración?

Se intenta mejorar la tecnología electromagnética, no teniendo necesidad de que el auto se cargue, esa posibilidad ya fue probada y funciona. Sabemos que en Austria se utilizó un sistema muy ingenioso en el cual la energía cinética se transforma en energía eléctrica y con cuatro grupos de acumuladores energéticos logran una autonomía bastante importante.

Se crearon camiones muy grandes que atravesaron toda Europa con una sola carga de electricidad, porque la energía cinética (la que surge del movimiento) del mismo vehículo recargaron esos acumuladores.

Es decir: existen mejores alternativas, pero tenemos que terminar con la combustión y migrar hacia tecnologías más limpias.

¿Por qué los autos con energías alternativas son más caros en el mercado?

Es por una cuestión de masificación, si ésta se logra el vehículo eléctrico saldrá más barato que el convencional, porque la energía electromagnética es simple.

Por ejemplo, un motor de combustión interna necesita 2.500 piezas para funcionar -varias en movimiento-, además de sistemas de refrigeración, agua, lubricación de aceite, filtros, bujías y demás, eso lo hace caro para fabricar y mantener.

En cambio, un motor eléctrico consta de 25 piezas (solo una en movimiento) y no lleva agua, aceite, filtros ni bujías. Un motor trifásico puede durar 10 años prácticamente sin mantenimiento, son fáciles de fabricar y los autos costarían la mitad o menos de lo que hoy cuestan los vehículos análogos.

¿Quiénes atentan contra esa implementación?

La industria petrolera y las automotrices que seguramente tienen acciones del petróleo.

La Fundación Códigos hace años que está tratando de adquirir un auto eléctrico y no pudo, incluso hicimos especiales de televisión mostrando las pruebas de todo esto, con mails y las contestaciones que nos dio una fábrica china que nos adjudicó un auto eléctrico, porque sabía del trabajo de la fundación, pero ese auto nunca fue entregado. La última comunicación que tuvimos al momento de pagarlo fue que teníamos que comprar 50 vehículos. Siempre buscaron la forma de que ese auto no llegue a manos de la fundación.

¿Existe legislación al respecto?

En Uruguay tenemos una ley que fue propuesta por nuestra institución y que el gobierno acompañó favorablemente.

José “Pepe” Mujica subió a un auto eléctrico hecho por un tecnólogo de nuestra fundación, es un vehículo convertido, una camionetita de trabajo en la cual él iba con su vicepresidente. Esa fue una clara postura de nuestro presidente a favor de la tecnología limpia, con una ley que comenzó a regir el 1º de enero de 2011, en la cual se bajan los impuestos de los autos eléctricos de un 100% a un 5 por ciento para que cualquier ciudadano lo pueda adquirir. Aún así no hay autos eléctricos en Uruguay y no lo habrá por muchos años, porque lograron de una manera muy ingeniosa decir que no hay homologación para esto y por lo tanto para Sudamérica no pueden venir coches eléctricos.

¿Y la situación en Argentina?

Es peor, porque aquí ni siquiera existe esa ley, y no hay una intención por parte de la presidenta Cristina Fernández de interesarse en el tema. Cuando probó el Chevrolet Volt, un vehículo de altísima tecnología, ella lo comparó con una plancha, entonces es difícil que esto se implemente.

Fundación Códigos

La Fundación Códigos nació en Uruguay por iniciativa del investigador Luis Seguessa y de un grupo de profesionales con el fin de investigar, informar y difundir las verdaderas causas del cambio climático y su solución, promoviendo el cambio tecnológico, la educación medio ambiental, la investigación y un cambio de conciencia en el mundo.
Luis Seguessa, Presidente de la Fundación Códigos, estudia desde hace 20 años las causas y consecuencias de los fenómenos climáticos habiendo realizado numerosas investigaciones sobre la capa de ozono, la magnetosfera, la energía termo electromagnética, el derretimiento de los polos, el hidrato de metano y la ingeniería mecánica. También se ha especializado en la investigación del contenido bíblico y en su decodificación, presentando asombrosos hallazgos comparativos.
El 15 de enero de 2008, Seguessa comenzó en San Pablo, Brasil con un ciclo de conferencias y actividades internacionales con el fin de concientizar a la humanidad sobre el grave problema que nos aqueja y lograr que más personas de todos los continentes se sumen a esta iniciativa a favor de un cambio tecnológico y de conciencia. Actualmente la FC se esta extendiendo a diferentes países del globo:  Argentina, Brasil, España, Colombia y México.

Web oficial: www.fundacioncodigos.org

Programa de radio: sábados de 19 a 20 por FM La Isla (on line)

Programa de televisión: viernes a las por Direct TV (canal 788)

Datos útiles

Conferencia: “Cambios climáticos, porqué y cómo frenarlos”

Día: miércoles 6 de julio

Hora: 19

Lugar: Cámara de Comercio e Industria de Salta, España 339

 

Así lo piden desde la “Fundación Códigos” en varias conferencias internacionales. “Si no paramos con la tecnología destructiva de los motores de combustión, el planeta se hace trizas”, dijo Luis Seguessa, el presidente de la fundación.

INFOBAE, ARGENTINA. 14-3-2011

Los cataclismos sucedidos en las últimas semanas demuestran que las catástrofes están siendo cada vez más frecuentes y con mayor intensidad, tal como lo viene anunciando el investigador Luis Seguessa, Presidente de la “Fundación Códigos”, desde enero 2008 en varias conferencias internacionales.

El 9 de febrero de 2011, en una conferencia llevada a cabo en el Hotel AWA de Punta del Este y transmitida en vivo online, Luis Seguessa anunciaba que comenzarían una serie de temblores, terremotos y el peligro de tsunamis.

“El calentamiento global, el cambio climático y los movimientos sísmicos hay que medirlos en progresión geométrica y no aritmética como se ha hecho hasta ahora. Solo así podremos entender lo que está sucediendo y todo lo que va a suceder, que será mucho antes de lo previsto”, decía el investigador en una conferencia en San Pablo, Brasil, el 15 de enero de 2008.

La “Fundación Códigos” no ha cesado de anunciar que estas cosas iban a suceder y además predijo la ruptura de la Placa de Wilkins tal como quedó documentado en su momento por varios medios de prensa argentinos y uruguayos. También predijo que iban a comenzar los peligrosos escapes de metano en el Ártico, los cuales comenzaron a suceder en febrero de 2009, y el 9 de febrero de 2011 en Punta del Este predijo ante la atenta mirada de los asistentes y los televidentes conectadas online que comenzaría en breve una serie de terremotos y peligro de tsunamis. Al día siguiente, comenzaron los terremotos en Nueva Zelanda, luego siguió Chile, China y ahora Japón.

“Si no paramos con la tecnología destructiva de los motores de combustión interna y la inmensa extracción de petróleo, el planeta se hace trizas en breve”, sostuvo el especialista. “Están por comenzar una serie de terremotos en distintos lugares como sucedió hace un año, debido a los grandes ahuecamientos que hace la industria petrolera para extraer el oro negro. Se trata de varias hectáreas cúbicas diarias y la continua fuerza de gravedad intenta reacomodar las placas provocando temblores en sus conjunciones. Si no reemplazamos esta obsoleta tecnología de transporte por una tecnología limpia, como la eléctrica, seguirán los desastres naturales con mayor frecuencia e intensidad.

Los tiempos se acortan, los cataclismos seguirán en aumento y el planeta y todo el ecosistema no podrán soportarlo.  No podemos seguir consumiendo tanta cantidad de oxígeno con los motores de combustión de nuestros vehículos, no podemos seguir emitiendo toneladas de azufre al año a la atmósfera y no podemos seguir extrayendo un líquido que está a altas presiones como si estuviéramos extrayendo agua porque esto es lo que causa todo el desequilibrio del planeta”, afirmó Seguessa.

El consumo de aire de un motor es igual al aire que consumen 700 personas en el mismo tiempo. Además, la extracción de millones de galones diarios de petróleo para alimentar una flota automotriz de más de 800 millones de unidades está dejando perforaciones y ahuecamientos enormes en todo el planeta, causando los temblores y tsunamis, ya que esta intenta reacomodarse por la constante fuerza de gravedad.

La Fundación Códigos presenta como única solución al momento el auto eléctrico, ya que no emite gases ni consume oxígeno y tiene mejores prestaciones que los autos convencionales, y por eso invita a las personas preocupadas por el tema a formar parte de su campaña mundial Combustión Cero entrando a su site www.fundacioncodigos.org 

Publicado por Ecohuella de Colombia.

El estudioso uruguayo Luis Seguessa afirmó que el debilitamiento de la capa de ozono se produce por el consumo de aire por parte de los motores a combustión, la capa de ozono no es solamente un reservorio de oxígeno, sino también una manta natural que nos protegía del inmenso frío del espacio exterior y de la potente fuerza calórica del sol.

Al perder esta manta, estamos experimentando cambios abruptos de temperatura en un mismo día, y esto irá en aumento, señaló Seguessa en un encuentro que se desarrolló en la ciudad de Mar del Plata.

Son 20.000 millones de litros de aire que se consumen por segundo en el planeta y se devuelven a la atmósfera a medio quemar y en forma explosiva. Veinte por ciento de esto es oxígeno que es tomado de la capa de ozono. La cifra es tan grande que no le da tiempo a lo verde a reponer esta pérdida.

La velocidad de pérdida de ozono se está dando con progresión geométrica y no aritmética como se piensa, y en muy poco tiempo la gran fuente natural de abastecimiento de oxígeno del planeta, que es la capa de ozono, se agotará.

Por eso, propuso a las automotrices la sustitución de los motores a combustión por motores eléctricos que no consuman aire y, a las personas, que planten al menos siete árboles en su vida.