27/08/2012 – T.I.

Se espera que el nivel medio del Mediterráneo aumente alrededor de 50 centímetros al final del siglo XXI

Una subida moderada del nivel del mar por el cambio climático implicaría un aumento drástico en el número de inundaciones o “acqua alta” que sufre Venecia que pasaría de los 1,4 episodios al año actuales a 18,5 a finales de siglo, según un estudio del Instituto Mediterráneo de Estudios Avanzados (Imedea).

El estudio elaborado por los investigadores Gabriel Jordà, Damià Gomis y Marta Marcos, estima además que se espera que aumente la duración de estos episodios de “acqua alta”, de 12 a 72 horas, así como la probabilidad de inundaciones muy severas, en las que más del 75 % de la ciudad queda inundada.

Un aspecto innovador del trabajo, publicado recientemente en la revista científica “Climatic Change”, es la aplicación de los últimos conocimientos sobre el funcionamiento del Mediterráneo al interpretar los resultados de los modelos numéricos, ha informado el Imedea (CSIC-UIB) en un comunicado.

Si bien hasta ahora se daba más importancia al papel que tenía la salinidad del agua, que podría amortiguar la subida global del nivel del mar, los últimos estudios apuntan que este mecanismo no sería efectivo en el Mediterráneo por lo que el nivel del mar seguiría la tendencia global.

En este nuevo marco, se espera que el nivel medio del Mediterráneo aumente alrededor de 50 centímetros al final del siglo XXI.

Uno de los autores del estudio, el científico Gabriel Jordà, precisa que “hay que recordar que estas proyecciones están sujetas a incertidumbres importantes por las características de los modelos y por el hecho que no se sabe cuáles serán las emisiones de gases de efecto invernadero en el futuro”.

Los investigadores han proyectado los efectos de este incremento del nivel del mar en Venecia porque la parte más baja de la ciudad está sólo 90 centímetros sobre el nivel del mar y porque se encuentra en una zona donde las mareas son importantes.

Actualmente, la combinación de la marea y del paso de borrascas hace que en determinadas ocasiones el nivel de la mar supere estos 90 centímetros y las partes bajas de la ciudad se inunden.

Estos “acqua alta” acontecen de media 1,4 veces cada año, con una intensidad media de 105 centímetros y causan graves perjuicios económicos a la ciudad. De hecho, el Gobierno italiano ha ido desarrollando un sistema de barreras mecánicas, el proyecto MOSE, para preservar la ciudad de los episodios más severos.

Los escenarios futuros apuntan que la frecuencia de estos episodios de inundaciones en Venecia se incrementará drásticamente a final de siglo por las consecuencias del cambio climático sobre el Mediterráneo.

Se espera que el nivel del mar suba entre 20 y 40 centímetros debido al calentamiento del agua y el efecto del deshielo del hielo continental, principalmente en Groenlandia y el Antártida, y además se prevé que se produzca una reducción tanto de la frecuencia de las tormentas como los episodios de inundaciones que están asociados.

El estudio tiene en cuenta el hecho de que se producirán en menor medida las bajas presiones asociadas a tormentas meteorológicas, que contribuyen a la subida brusca del nivel del mar durante un periodo de tiempo corto y favorecen las inundaciones, algo que tendría que contrarrestar parcialmente el efecto de la subida del nivel medio del mar.

La investigación, que se basa en simulaciones numéricas del clima, se ha llevado a cabo en el marco del proyecto VANIMEDAT-2, financiado por el Plan Nacional de investigación científica, desarrollo e innovación del Ministerio de Economía y Competitividad, y del proyecto ESCENARIOS, financiado por la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) y en colaboración con Puertos del Estado.

Por Opinion Calificada. Salta, Argentina.

El presidente de la Fundación Códigos, Luis Seguessa, brindará la conferencia “Cambios climáticos, porqué y cómo frenarlos”, organizada por la empresa Plan-B. La charla es de carácter abierto y gratuito y se realizará el miércoles 6 de julio a las 19, en el salón de la Cámara de Comercio e Industria de la provincia (España 339).

En exclusiva adelantó a Opinión Calificada los detalles de esta conferencia y las formas de frenar el cambio climático, entre ellas terminar con los motores de combustión que causan serias consecuencias en el ambiente.

¿Qué temáticas tratará en la conferencia?

Nuestras conferencias siempre apuntan a las principales causas del cambio climático y de qué manera podemos ir minimizando todo esto desde el lugar de cada uno. En este tema es importante porque la información real es la que hace que el ser humano actúe eficazmente.

Hasta ahora se ha venido hablando de las emisiones de gases como primer problema del calentamiento global y nosotros advertimos y denunciamos que hay otros factores que están influenciando esta situación y también tienen que ver indirectamente con los cataclismos.

¿Qué características tendrá la charla?

Vamos a mostrar durante unos 50 minutos la realidad del problema y la mejor forma de poder actuar efectivamente contra ello. Es una exposición muy bien fundamentada científicamente, con fotografías, videos y testimonios.

Se dice que la implementación de biocombustibles reducen el cambio climático ¿Esto es así?

Reduce muy poco, porque el gran problema no pasa por las emisiones de gases, sino por la tecnología que estamos utilizando. Entonces un cambio de combustible como el biodisel o el nitrógeno, que no emiten tanta cantidad de CO2 igualmente se deteriora el ecosistema del planeta.

¿Y por que se mantiene esta contaminación?

En los últimos 30 años el desarrollo tecnológico avanzó mucho, pero por las fuertes presiones de las petroleras, la tecnología obsoleta con más de 100 años sigue estando debajo del capot de los vehículos, hablamos del motor de combustión interna, una máquina que está destruyendo al planeta.

¿Existen alternativas a ese modelo?

Por su puesto, y auque no son la solución definitiva, actualmente existen autos que funcionan con tecnología eléctrica que pueden ayudar a que esto no sea un desastre.

Hoy el mundo está en un camino de destrucción en progresión geométrica, si cambiamos a la energía electromagnética, la atmósfera se podría sanear y recuperar en cuestión de años y así frenar lo que está pasando.

¿Qué características tienen estos automóviles?

Aunque los intereses económicos nos hayan querido mostrar otra cosa, los vehículos electromagnéticos tienen muchas ventajas.

Hace tres años probamos autos en California con tecnología de ultracapacitores, éstos se cargan en 10 minutos, con autonomía de 450 kilómetros y mucho más pique y velocidad que los vehículos convencionales, se recargan en cualquier toma corriente de 110, 220 360 volts. Esto es algo absolutamente viable que podemos implementar.

¿Qué otras tecnologías están en exploración?

Se intenta mejorar la tecnología electromagnética, no teniendo necesidad de que el auto se cargue, esa posibilidad ya fue probada y funciona. Sabemos que en Austria se utilizó un sistema muy ingenioso en el cual la energía cinética se transforma en energía eléctrica y con cuatro grupos de acumuladores energéticos logran una autonomía bastante importante.

Se crearon camiones muy grandes que atravesaron toda Europa con una sola carga de electricidad, porque la energía cinética (la que surge del movimiento) del mismo vehículo recargaron esos acumuladores.

Es decir: existen mejores alternativas, pero tenemos que terminar con la combustión y migrar hacia tecnologías más limpias.

¿Por qué los autos con energías alternativas son más caros en el mercado?

Es por una cuestión de masificación, si ésta se logra el vehículo eléctrico saldrá más barato que el convencional, porque la energía electromagnética es simple.

Por ejemplo, un motor de combustión interna necesita 2.500 piezas para funcionar -varias en movimiento-, además de sistemas de refrigeración, agua, lubricación de aceite, filtros, bujías y demás, eso lo hace caro para fabricar y mantener.

En cambio, un motor eléctrico consta de 25 piezas (solo una en movimiento) y no lleva agua, aceite, filtros ni bujías. Un motor trifásico puede durar 10 años prácticamente sin mantenimiento, son fáciles de fabricar y los autos costarían la mitad o menos de lo que hoy cuestan los vehículos análogos.

¿Quiénes atentan contra esa implementación?

La industria petrolera y las automotrices que seguramente tienen acciones del petróleo.

La Fundación Códigos hace años que está tratando de adquirir un auto eléctrico y no pudo, incluso hicimos especiales de televisión mostrando las pruebas de todo esto, con mails y las contestaciones que nos dio una fábrica china que nos adjudicó un auto eléctrico, porque sabía del trabajo de la fundación, pero ese auto nunca fue entregado. La última comunicación que tuvimos al momento de pagarlo fue que teníamos que comprar 50 vehículos. Siempre buscaron la forma de que ese auto no llegue a manos de la fundación.

¿Existe legislación al respecto?

En Uruguay tenemos una ley que fue propuesta por nuestra institución y que el gobierno acompañó favorablemente.

José “Pepe” Mujica subió a un auto eléctrico hecho por un tecnólogo de nuestra fundación, es un vehículo convertido, una camionetita de trabajo en la cual él iba con su vicepresidente. Esa fue una clara postura de nuestro presidente a favor de la tecnología limpia, con una ley que comenzó a regir el 1º de enero de 2011, en la cual se bajan los impuestos de los autos eléctricos de un 100% a un 5 por ciento para que cualquier ciudadano lo pueda adquirir. Aún así no hay autos eléctricos en Uruguay y no lo habrá por muchos años, porque lograron de una manera muy ingeniosa decir que no hay homologación para esto y por lo tanto para Sudamérica no pueden venir coches eléctricos.

¿Y la situación en Argentina?

Es peor, porque aquí ni siquiera existe esa ley, y no hay una intención por parte de la presidenta Cristina Fernández de interesarse en el tema. Cuando probó el Chevrolet Volt, un vehículo de altísima tecnología, ella lo comparó con una plancha, entonces es difícil que esto se implemente.

Fundación Códigos

La Fundación Códigos nació en Uruguay por iniciativa del investigador Luis Seguessa y de un grupo de profesionales con el fin de investigar, informar y difundir las verdaderas causas del cambio climático y su solución, promoviendo el cambio tecnológico, la educación medio ambiental, la investigación y un cambio de conciencia en el mundo.
Luis Seguessa, Presidente de la Fundación Códigos, estudia desde hace 20 años las causas y consecuencias de los fenómenos climáticos habiendo realizado numerosas investigaciones sobre la capa de ozono, la magnetosfera, la energía termo electromagnética, el derretimiento de los polos, el hidrato de metano y la ingeniería mecánica. También se ha especializado en la investigación del contenido bíblico y en su decodificación, presentando asombrosos hallazgos comparativos.
El 15 de enero de 2008, Seguessa comenzó en San Pablo, Brasil con un ciclo de conferencias y actividades internacionales con el fin de concientizar a la humanidad sobre el grave problema que nos aqueja y lograr que más personas de todos los continentes se sumen a esta iniciativa a favor de un cambio tecnológico y de conciencia. Actualmente la FC se esta extendiendo a diferentes países del globo:  Argentina, Brasil, España, Colombia y México.

Web oficial: www.fundacioncodigos.org

Programa de radio: sábados de 19 a 20 por FM La Isla (on line)

Programa de televisión: viernes a las por Direct TV (canal 788)

Datos útiles

Conferencia: “Cambios climáticos, porqué y cómo frenarlos”

Día: miércoles 6 de julio

Hora: 19

Lugar: Cámara de Comercio e Industria de Salta, España 339

 

Punta del Este, 26 de marzo de 2008— El derretimiento del Ártico como consecuencia del calentamiento global no solo hará crecer el nivel de los mares, sino que también causará el escape de importantes cantidades de hidrato de metano que se encuentran debajo de la capa permafrost.

“Esto no solo va a contribuir aun más al recalentamiento global – el metano es un gas 25 veces mas potente que el dióxido de carbono, sino que va a provocar inmensas explosiones, incontrolables para la humanidad”, denunció en Uruguay el investigador Luis Seguessa,dela Fundación Códigos.

Muchos ven la oportunidad comercial y afirman que favorecerá a las rutas marítimas y a la explotación de gas y petróleo. Es por esta razón, que cinco naciones del primer mundo, como Rusia, Canadá, EEUU (Alaska), Dinamarca y Noruega, se están disputando este territorio que emerge gracias al recalentamiento global sin tener en cuenta dos cosas muy importantes: por un lado, que dicha explotación traerá mas recalentamiento global, y que por otro lado, estarán jugando con una bomba de tiempo de trillones de toneladas de hidrato de metano que se encuentra debajo del hielo, un gas explosivo y venenoso, que explotará si las aguas aumentan unos grados más su temperatura“, advirtió el estudioso.

La Fundación Códigos, que desde el 15 de enero de 2008 presentó en San Pablo, Brasil, la teoría de Seguessa sobre la principal causa del debilitamiento de la capa de ozono, viene insistiendo en la importancia de que haya un consenso mundial para frenar la principal causa del calentamiento global que es la quema de oxigeno por parte de los motores de combustión interna la cual esta provocando el debilitando la capa de ozono, el recalentamiento global y el cambio climático. Para Seguessa, sino se actúa con celeridad, a partir del 2012 podría suceder una gran catástrofe ya que el sol llegará a su máximo nivel de energía liberada.

Si seguimos pensando que son las emisiones de gases solamente las que ocasionan el cambio climático, nunca revertiremos el problema. Además, es importante destacar que la velocidad de pérdida de ozono se esta dando con progresión geométrica y no aritmética como se cree y es por ello que el deshielo de los polos es mucho mayor de lo que se previa”, afirmó.

“La capa de ozono además de ser un reservorio de oxígeno, es también una manta natural que nos protegía del inmenso frío del espacio exterior y de la potente fuerza calórica del sol. Al perderla, estamos experimentando cambios abruptos de temperatura en un mismo día, y esto irá en aumento, al igual que los cataclismos”.

Fundación Códigos