22.09.14

En el marco de la próxima Cumbre sobre el Clima 2014, el Presidente de Fundación Códigos se refiere a la urgencia que requieren las soluciones a los problemas ambientales globales.

El Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon ha convocado para este 23 de septiembre la Cumbre sobre el Clima en Nueva York. El objetivo es dialogar con los dirigentes mundiales y promover la adopción de medidas y objetivos nivel global en relación con el clima. La Cumbre contará con la participación de los máximos dirigentes (de todos los Estados Miembros de las Naciones Unidas y de las instituciones financieras, las empresas, la sociedad civil y las comunidades, tanto del sector público como del privado) y pretende que estos aceleren la adopción de medidas ambiciosas sobre el terreno para reducir las emisiones, fortalecer la resiliencia al cambio climático y movilizar la voluntad política con el fin de alcanzar un acuerdo jurídico mundial a más tardar en 2015, que limite a menos de 2 °C el aumento de la temperatura del planeta.

“Les reto a venir a la cumbre con promesas audaces. La innovación, la ampliación, la cooperación y la ejecución de medidas concretas reducirán las emisiones y nos pondrán en el buen camino hacia la firma de un ambicioso acuerdo a través del proceso de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático”, expresa Ban Ki-moon.

Durante la Cumbre sobre el Clima 2014 se analizarán diversas temáticas vinculadas al problema del clima como energía, bosques, agricultura, salud, ciudades y transporte.

El tema es hoy más urgente que nunca. Los argumentos para actuar contra el cambio climático son reconocidos por la gran mayoría de la comunidad científica. Sin embargo, pese a los avances e importancia que tiene esta reunión, existen temáticas que no se han abordado con la celeridad que merecen.

“En la Cumbre Rio+20 en la ciudad de Río de Janeiro, nosotros fuimos invitados por la gobernación de Río de Janeiro como Fundación Códigos pero la ONU sólo permitió hablar sobre emisiones de gases, y no se nos permitió referirnos a consumo de oxígeno”, explica Luis Seguessa, investigador y Presidente de Fundación Códigos, institución que no fue convocada a participar de la Cumbre 2014.

La Fundación Códigos lleva años denunciando una realidad que parece no tocarse con la importancia necesaria en las grandes reuniones mundiales: el gran consumo de oxígeno que generan los más de 2 billones de automóviles en el planeta, situación que influye directamente y fuertemente sobre el deterioro de la capa de ozono y el cambio climático y al parecer también afecta a la idea de un cambio de combustible en el futuro y por lo tanto a la continuación de este negocio.

“Al parecer, hablar del consumo de oxígeno, que es una realidad, interfiere en muchos intereses y para peor, el ritmo y la escala en la que se está deteriorando el planeta, va mucho más rápido que el ritmo y la escala con la cual están procediendo los empresarios y los gobiernos, por ende es necesario que tomen cartas en el asunto, hay que recordarles cada tanto que estas decisiones son muy importantes, necesitamos el aire y lo estamos contaminando, como muy bien lo ha dicho Elon Musk, director y presidente de la fábrica de automóviles eléctricos Tesla Motors, ‘estamos jugando a la ruleta rusa con la atmósfera’”, menciona Seguessa.

“Lo que nosotros creemos es que si la gente tuviera la opción de elegir entre un automóvil con un motor que contamina y otro que no contamina, obviamente elegiría lo último, pero esa opción no está en la mayoría de los países. Hoy solo podemos elegir la marca, el modelo, o el color del automóvil pero no el motor que lo propulsa, y esto sólo se puede cambiar cuando los gobernantes dicten las leyes necesarias para que esto suceda”, puntualiza Luis Seguessa refiriéndose a la importancia del uso del automóvil eléctrico como la solución al problema del consumo excesivo de oxígeno, la emisión de gases contaminantes y, por ende, cambio climático y deterioro medioambiental.

Un estudio de la Universidad de Michigan concluyó a fines de 2012 que el oxígeno “se está agotando en la atmósfera”. Una conferencia sobre medio ambiente realizada en Punta del Este asegura que “a la Tierra le quedan menos de 80 años” de este preciado gas.

Buenos Aires.- Durante la conferencia “Alerta global. Hacia un cambio de conciencia”, desarrollada en Uruguay, especialistas aseguraron que “el oxígeno pasó a ser más importante que el agua para la supervivencia en la Tierra”.

El investigador Luis Seguessa, presidente de la Fundación Códigos, estuvo a cargo del cierre de la Semana del Mar, en la Liga de Punta del Este y mostró cifras y hechos contundentes sobre la situación que atraviesa el planeta, al tiempo que alertó sobre varias situaciones vitales que “deberían estar en la agenda de los principales mandatarios del mundo”.

El especialista en medio ambiente comentó que “la Universidad de Michigan había llegado a finales del 2012 a la conclusión de que el oxígeno se está agotando en la atmósfera”.

A diferencia de los norteamericanos, que sostienen que la causa es el calentamiento global, Seguessa asegura desde 2008 que “tanto el calentamiento global como el agotamiento del oxígeno en la atmósfera son consecuencias paralelas de una misma causa: el consumo desmedido de oxígeno por parte de los motores de combustión interna que hoy circulan por el planeta, que ascienden a casi mil millones”.

“Es importante entender que el oxígeno es un recurso vital para la vida y que es finito”, sostuvo el especialista, al tiempo que puntualizó: “Los científicos de la Universidad de Michigan sostienen que nos quedan 80 años de oxígeno, aunque para nosotros puede ser menos. De todas formas, si son 80 años puede parecer mucho si sólo pensamos en nosotros, pero si pensamos en nuestros hijos y nietos el tiempo es sumamente corto”.

Así es que consideró que se debe “actuar de inmediato y revertir esta situación por el bien de las futuras generaciones”.

“Hasta los años 70 existía un equilibrio entre la producción de oxígeno del planeta y el consumo de todos los seres vivos y los 200 millones de vehículos que circulaban en ese momento en la tierra”, informó Seguessa y agregó que “esta cifra creció exponencialmente, y hoy se consume mucho más oxígeno de lo que el planeta puede reponer“.

De ahí que –según él- “esta es la causa del debilitamiento de todas las reservas y de la destrucción de muchos ecosistemas”. “Estamos en un punto en el que el oxígeno pasó a ser más importante que el agua para la supervivencia en la tierra”, alertó Seguessa.

El evento contó con la presencia de Claudio María Dominguez –quien presentó la conferencia y la cerró hablando de espiritualidad–, del corredor uruguayo Gustavo Trelles, Alejandra Forlan, la artista plástica Agó Paes, el comunicador Sergio Puglia y una gran cantidad de público que se acercó a la Liga de Punta del Este para apoyar este encuentro por el planeta.

Fuente: Saludable.infobae

LUIS SEGUESSA  dialoga con el diario El Liberal de Santiago del Estero.

Hay fenómenos climáticos en curso que “nunca antes se dieron”, dijo el investigador. Además, lo que sucede “es grave, pero la gente no se da cuenta”

Publicado el 19/01/2012 – Un investigador uruguayo del cambio climático que advirtió unas semanas antes sobre el tsunami de Japón del año pasado, ahora alertó sobre la posibilidad que se aceleren los fenómenos climáticos como las sequías, las inundaciones, los terremotos y los tsunamis este año a causa del deterioro progresivo de la capa de ozono, la que funciona “como una manta” que protege al planeta de las temperaturas reales del universo que son mucho más elevadas que las que tiene la Tierra al contar con esa protección. Luis Seguessa investiga desde hace más de 20 años el fenómeno del cambio climático y desde la uruguaya Fundación Códigos estudia con otros científicos la evolución del clima. El investigador señaló que no alcanza con plantar más árboles para reponer lo que consumen los autos y lo ya consumido de la capa de ozono: Haría falta poblar de árboles al menos 7 planetas como el nuestro, indicó a EL LIBERAL, en el hotel boutique Awa de Punta del Este.

¿Por qué es relevante hablar en este momento del cambio climático? Nosotros venimos diciendo desde que iniciamos nuestro ciclo de conferencias en enero de 2008 en el Gran Hyatt de San Pablo que hay un inminente peligro por una invención del hombre que tiene más de 100 años y que provoca varias cosas en simultáneo: el cambio climático, el calentamiento global y cataclismos como terremotos y erupciones volcánicas. Una sola máquina es lo que produce todo esto y es muy difícil de creerlo, pero cuando mostramos las pruebas la gente lo entiende: el motor de combustión interno que tienen los vehículos. Hay 800 millones de automotores en el mundo, estos motores se han ideado hace más de 100 años y no han cambiado en nada. Si uno desarma el motor de un Ford T va a ver que adentro tiene lo mismo que tiene hoy un motor 2011, varía su aspecto exterior, pero el motor sigue siendo el mismo.

¿Por qué el motor ocasiona todos estos cataclismos? Porque el inmenso consumo de oxígeno que necesitan los motores para funcionar provocan el debilitamiento de la capa de ozono que es la reserva más importante de oxígeno que tenemos. Estos motores necesitan 5000 partes de oxígeno por cada parte de combustible, por cada tanque de combustible que gastamos consumimos 5000 tanques de oxígeno puro. Si quisiéramos hacer funcionar un vehículo de estos en la luna, para gastar un tanque de combustible necesitaríamos cargar 3 camiones de oxígeno con un tráiler para que se produzca la combustión.

¿Cuál es la relación con el cambio climático? El debilitamiento de la capa de ozono hace que el cambio climático varíe grandemente, esta teoría fue ratificada por la Universidad de Columbia este año. A nosotros, la Fundación Códigos de Uruguay nos fue un gran apoyo porque el haber hecho un estudio y corroborarlo una universidad como esta, nos ha respaldado. Llegaron a la conclusión de que el cambio climático tiene mucho que ver con el debilitamiento de la capa de ozono como lo planteamos nosotros. Por un lado, los motores consumen oxígeno, debilitan la capa de ozono y trastornan el clima o provocan el cambio climático. Por otro, el problema es que las emisiones de gases que ascienden a millones de toneladas anuales están provocando el efecto estufa o calentamiento global que es lo que todos sabemos. Además, estos 800 millones de autos necesitan unos 800 millones de galones de petróleo diario que para ser extraídos todos los días, provocan grandes ahuecamientos en diferentes partes del planeta de un líquido que no es agua, que está a altísimas presiones que hay debajo de la tierra y que al extraerlo, lo provoca con ahuecamientos y que la tierra, las placas contrarresten esta fuerza de presión con la fuerza de la gravedad.

¿Esto está relacionado con lo que sucedió en Japón? Sí, por eso pudimos predecirlo. Desgraciadamente, el 9 de febrero en el hotel Awa decíamos que era inminente una cadena de terremotos con un tsunami, no fue una adivinación, ni una profecía sino fue los 23 años de estudio y entender porqué suceden estas cosas.

¿Que se aceleren los fenómenos es una teoría, o una certeza? El 2012 es un año clave porque se va a dar por primera vez lo que nunca se dio que son terremotos simultáneos, así como va en aceleración el consumo del petróleo, también van a ir en aceleración los problemas tanto en cambio climático como en movimientos sísmicos y erupciones volcánicas. Los cataclismos van a ir en aumento y este año va a haber muchas cosas que nunca pasaron

Así lo piden desde la “Fundación Códigos” en varias conferencias internacionales. “Si no paramos con la tecnología destructiva de los motores de combustión, el planeta se hace trizas”, dijo Luis Seguessa, el presidente de la fundación.

INFOBAE, ARGENTINA. 14-3-2011

Los cataclismos sucedidos en las últimas semanas demuestran que las catástrofes están siendo cada vez más frecuentes y con mayor intensidad, tal como lo viene anunciando el investigador Luis Seguessa, Presidente de la “Fundación Códigos”, desde enero 2008 en varias conferencias internacionales.

El 9 de febrero de 2011, en una conferencia llevada a cabo en el Hotel AWA de Punta del Este y transmitida en vivo online, Luis Seguessa anunciaba que comenzarían una serie de temblores, terremotos y el peligro de tsunamis.

“El calentamiento global, el cambio climático y los movimientos sísmicos hay que medirlos en progresión geométrica y no aritmética como se ha hecho hasta ahora. Solo así podremos entender lo que está sucediendo y todo lo que va a suceder, que será mucho antes de lo previsto”, decía el investigador en una conferencia en San Pablo, Brasil, el 15 de enero de 2008.

La “Fundación Códigos” no ha cesado de anunciar que estas cosas iban a suceder y además predijo la ruptura de la Placa de Wilkins tal como quedó documentado en su momento por varios medios de prensa argentinos y uruguayos. También predijo que iban a comenzar los peligrosos escapes de metano en el Ártico, los cuales comenzaron a suceder en febrero de 2009, y el 9 de febrero de 2011 en Punta del Este predijo ante la atenta mirada de los asistentes y los televidentes conectadas online que comenzaría en breve una serie de terremotos y peligro de tsunamis. Al día siguiente, comenzaron los terremotos en Nueva Zelanda, luego siguió Chile, China y ahora Japón.

“Si no paramos con la tecnología destructiva de los motores de combustión interna y la inmensa extracción de petróleo, el planeta se hace trizas en breve”, sostuvo el especialista. “Están por comenzar una serie de terremotos en distintos lugares como sucedió hace un año, debido a los grandes ahuecamientos que hace la industria petrolera para extraer el oro negro. Se trata de varias hectáreas cúbicas diarias y la continua fuerza de gravedad intenta reacomodar las placas provocando temblores en sus conjunciones. Si no reemplazamos esta obsoleta tecnología de transporte por una tecnología limpia, como la eléctrica, seguirán los desastres naturales con mayor frecuencia e intensidad.

Los tiempos se acortan, los cataclismos seguirán en aumento y el planeta y todo el ecosistema no podrán soportarlo.  No podemos seguir consumiendo tanta cantidad de oxígeno con los motores de combustión de nuestros vehículos, no podemos seguir emitiendo toneladas de azufre al año a la atmósfera y no podemos seguir extrayendo un líquido que está a altas presiones como si estuviéramos extrayendo agua porque esto es lo que causa todo el desequilibrio del planeta”, afirmó Seguessa.

El consumo de aire de un motor es igual al aire que consumen 700 personas en el mismo tiempo. Además, la extracción de millones de galones diarios de petróleo para alimentar una flota automotriz de más de 800 millones de unidades está dejando perforaciones y ahuecamientos enormes en todo el planeta, causando los temblores y tsunamis, ya que esta intenta reacomodarse por la constante fuerza de gravedad.

La Fundación Códigos presenta como única solución al momento el auto eléctrico, ya que no emite gases ni consume oxígeno y tiene mejores prestaciones que los autos convencionales, y por eso invita a las personas preocupadas por el tema a formar parte de su campaña mundial Combustión Cero entrando a su site www.fundacioncodigos.org