5

El Presidente de la Fundación Códigos y experto en cambio climático, Luis Seguessa, advirtió que en la próxima Conferencia de Naciones Unidas sobre Desarrollo Sustentable Río+20 se reitera el error de no debatir sobre la causa principal del cambio climático: “el desmedido consumo de oxígeno por parte de los vehículos”.

“Urge que esto se tenga en cuenta y que se lo frene eficazmente antes de que sea demasiado tarde y que los legisladores del mundo dejen de lado los intereses y entiendan cuál es la principal causa del problema para lograr un tratado internacional con un resultado favorable para todos los seres vivos y la humanidad”, alarma el investigador uruguayo.

 Rio+20 no es más que otro simposio mundial para fortalecer la idea de que el problema está en las emisiones de gases, pero la solución no pasa por ahí”, indica Seguessa al tiempo que explica que “un vehículo consume entre 50 y 100 litros de aire promedio por segundo”.

 Al respecto, apunta que “la actual población automotora es de más de 850 millones de unidades, por lo que, son más de 20 mil millones de litros de aire que se consumen por segundo en el planeta y que se devuelven a la atmósfera a medio quemar y en forma explosiva”.

La Fundación Códigos siempre destacó la importancia de que las empresas automotrices reemplacen los actuales motores de combustión interna por motores eléctricos o de otra tecnología ecológica que no consuma oxígeno.

 Asimismo, agrega: “la solución no pasa por un cambio de combustible aunque como solución se presente al hidrógeno, que lo fabrican fácilmente con agua y en un proceso de electrolisis, con la propuesta de que esto no contamina ya que por el escape solo sale vapor de agua. Esto no es el camino ya que al seguir con la vieja tecnología del MCI o Motor de Combustión Interna seguiremos consumiendo oxigeno a gran escala y así seguiremos debilitando la capa de ozono. La solución está en un cambio de tecnología y no en un cambio de combustible”.


Buenos Aires, junio de 2012.

Los cataclismos sucedidos en las últimas semanas demuestran que las catástrofes están siendo cada vez más frecuentes y con mayor intensidad, tal como lo viene anunciando el investigador Luis Seguessa, Presidente de la “Fundación Códigos”, desde enero 2008 en varias conferencias internacionales. El 9 de febrero del 2011, en una conferencia llevada a cabo en el Hotel AWA de Punta del Este y transmitida en vivo online, Luis Seguessa anunciaba que comenzarían una serie de temblores, terremotos y el peligro de tsunamis.

 

“El calentamiento global, el cambio climático y los movimientos sísmicos hay que medirlos en progresión geométrica y no aritmética como se ha hecho hasta ahora. Solo así podremos entender lo que está sucediendo y todo lo que va a suceder que será mucho antes de lo previsto”, decía el investigador en una conferencia en San Pablo, Brasil, el 15 de enero de 2008.

.

La “Fundación Códigos” no ha cesado de anunciar que estas cosas iban a suceder y además predijo la ruptura de la Placa de Wilkins tal como quedó documentado en su momento por varios medios de prensa argentinos y uruguayos. También predijo que iban a comenzar los peligrosos escapes de metano en el Ártico, los cuales comenzaron a suceder en febrero del 2009, y el 9 de febrero de 2011 en Punta del Este predijo ante la atenta mirada de los asistentes y los televidentes conectadas online que comenzaría en breve una serie de terremotos y peligro de tsunamis. Al día siguiente, comenzaron los terremotos en Nueva Zelanda, luego siguió Chile, China y ahora Japón.

 

“Si no paramos con la tecnología destructiva de los motores de combustión interna y la inmensa extracción de petróleo, el planeta se hace trizas en breve”, sostuvo el especialista. “Están por comenzar una serie de terremotos en distintos lugares como sucedió hace un año, debido a los grandes ahuecamientos que hace la industria petrolera para extraer el oro negro. Se trata de varias hectáreas cúbicas diarias y la continua fuerza de gravedad intenta reacomodar las placas provocando temblores en sus conjunciones. Si no reemplazamos esta obsoleta tecnología de transporte  por una tecnología limpia como la eléctrica, seguirán los desastres naturales con mayor frecuencia e intensidad. Los tiempos se acortan, los cataclismos seguirán en aumento y el planeta y todo el ecosistema no podrán soportarlo.  No podemos seguir consumiendo tanta cantidad de oxigeno con los motores de combustión de nuestros vehículos, no podemos seguir emitiendo toneladas de azufre al año a la atmosfera y no podemos seguir extrayendo un liquido que esta a altas presiones como si estuviéramos extrayendo agua porque esto es lo que causa todo el desequilibrio del planeta”, afirmó Seguessa.

 

El consumo de aire de un motor es igual al aire que consumen 700 personas en el mismo tiempo. Además, la extracción de millones de galones diarios de petróleo para alimentar una flota automotriz de más de 800 millones de unidades están dejando perforaciones y ahuecamientos enormes en todo el planeta causando los temblores y tsunamis  ya que esta intenta reacomodarse por la constante fuerza de gravedad.

 

La Fundación Códigos presenta como única solución al momento al auto eléctrico ya que no emite gases ni consume oxígeno y tiene mejores prestaciones que los autos convencionales, y por eso invita a las personas preocupadas por el tema a formar parte de su campaña mundial Combustión Cero  entrando a su cite  www.fundacioncodigos.org  .

Uruguay, 19 de octubre de 2009 — En una conferencia llevada a cabo en el Teatro La Comedia de Rosario, Argentina, el investigador Luis Seguessa alertó sobre la importancia de frenar eficazmente el CAMBIO CLIMATICO antes de que sea demasiado tarde, y sostuvo que es primordial que en Copenhagen se tenga en cuenta la principal causa del problema para lograr un tratado internacional con un resultado favorable para toda la humanidad.
“La principal causa del cambio climático No son las emisiones de gases como siempre se divulga, sino es el desmedido CONSUMO DE OXIGENO por parte de los de los vehículos que circulan por el planeta y que están debilitando en progresión geométrica la capa de ozono, nuestra única reserva de oxigeno”, alerto durante la disertación.
El presidente de la fundación Códigos explica que un vehículo consume entre 50 y 100 litros de aire promedio por segundo. Teniendo en cuenta la actual población automotora (cerca de 800 millones de unidades), son mas de 20 mil millones de litros de aire que se consumen por segundo en el planeta y que se devuelven a la atmósfera a medio quemar y en forma explosiva. Veinte por ciento de esto (cuatro mil millones de litros por segundo) es oxígeno puro que es tomado mayormente de la capa de ozono que es nuestra reserva de oxigeno y también del aire y del mar, porque sin oxígeno no hay combustión. La cifra es tan grande que no le da tiempo ni a lo verde ni a la plataforma marina a reponer esta pérdida.
La Fundación Códigos destaca la importancia de que las empresas automotrices reemplacen los motores actuales de combustión por eléctricos o de otra tecnología ecológica que no consuma oxígeno.Según Seguessa  “El auto eléctrico nació junto al auto a gasolina, con tan solo 5 años de diferencia, pero hay razones que llevaron a esta tecnología a la muerte dejando al usuario sin la opción de elegir y obligándolo a consumir combustibles fósiles innecesariamente. La solución NO esta en un cambio de combustible ya que cualquier combustible por mas ecológico que parezca quema oxigeno en su combustión”

Seguessa finalizo la conferencia instando a la humanidad a unirse por la VIDA y a pensar en el mundo que le dejaremos a nuestros niños.

 

El derretimiento en el Artico esta provocando el escape a gran escala del gas de metano, que aumenta el recalentamiento global y que además es  un gas explosivo.

 

 

 

Punta del Este, Uruguay,  4 septiembre de 2008 —  El investigador Luis Seguessa alertó a las autoridades del mundo sobre las consecuencias, cada vez más cercanas de una catástrofe sin precedentes en el clima del planeta a causa del excesivo consumo de oxigeno por parte de los MCI .

 

Luego de que las últimas predicciones del estudioso uruguayo sobre la placa de Wilkins se hicieran realidad, ahora Seguessa volvió a llamar la atención de las autoridades internacionales sobre los problemas que trae el consumo desmedido de oxígeno por parte de los motores de combustión interna y predice de que entre los meses de septiembre y octubre de este año habrán  peores desprendimientos en el Artico de los que se han visto hasta ahora.

 

“La desaparición del Artico es la antesala del fin”,  afirma el estudioso “ya que las grandes cantidades de metano que se encuentran allí en forma de hidrato se escaparan y ocasionarán mas recalentamiento aún y al final explosiones incontrolables para el hombre”.

 

“Está muy instaurado en la mente de las personas y en el mundo científico en general que son las emisiones de gases las que provocan el recalentamiento global; porque esa es la parte visible del asunto, sin embargo nosotros insistimos en que esto es cierto, pero que el mayor responsable del debilitamiento de la capa de ozono es el consumo de oxígeno, y es por eso que también ya se han encontrado desiertos de oxigeno en el mar”, sostuvo el especialista, titular de la Fundación Códigos con sede en Punta del Este, Uruguay.

 

Según explicó, los motores de combustión interna (MCI) que propulsan a los automóviles y otros medios de transporte utilizan una gran cantidad de oxígeno para poder funcionar.  “Un vehículo consume entre 50 y100 litros de aire promedio por segundo. Teniendo en cuenta la actual población automotora (560 millones de unidades), son 20,000 millones de litros de aire que se consumen por segundo en el planeta y que se devuelven a la atmósfera a medio quemar y en forma explosiva.

 

Veinte por ciento de esto (cuatro mil millones de litros por segundo) es oxígeno puro que es tomado de la capa de ozono. La cifra es tan grande que no le da tiempo ni a lo verde ni a la plataforma marina a reponer esta pérdida”, afirmó el especialista.

 

Si se sigue debilitando la capa de ozono, que es nuestra reserva natural de oxígeno debido al consumo masivo por parte de los MCI, se escapará el metano haciendo que los gases que están a medio combustionar comprimidos en la atmósfera se hagan mas volátiles aún y  la fuerza del sol podría encenderlos”.

 

Por lo tanto, Seguessa plantea que es necesario cambiar la tecnología que propulsa los medios de transporte para evitar así “no sólo las lamentables pérdidas y cataclismos del planeta”, sino también que se cumpla “la última profecía que está escrita en la Biblia y que dice que el cielo va a explotar (2 Pedro cap. 3) y que caerán ascuas de fuego sobre la cabeza de la gente por la obra del hombre (Isaías 1.31)...

 

También alertó que en el 2012 el sol llegará a su punto máximo de energía liberada (ver gráfica dela NASA adjunta), y que esto puede encender el azufre comprimido en la atmósfera si se sigue debilitando la capa de ozono, lo cual según el estudioso coincide en los tiempos  que predicen las profecías Bíblicas, las profecías mayas y el Código Secreto.

 

Por eso, instó a los gobiernos y a los usuarios a tomar cartas en el asunto. “La tecnología para revertir esta situación ya existe, la tenemos hace décadas, solamente es necesario cambiar el motor de propulsión, no los vehículos, y los usuarios  deberíamos tener una opción ecológica a nuestro alcance. La solución está en nosotros mismos. Nuestros hijos y nietos se merecen recibir un mundo como el que nosotros tuvimos”, finalizó.

Otr
Luis Seguessa ya había adelantado el 8 de abril 2008 en diferentes medios de prensa que en el mes de mayo se produciría un desprendimiento dela Placade Wilkins. Y, tal como explicó, los días 30 y 31 de ese mes se observó una ruptura de 160 kilómetroscuadrados de dicha placa, situación que afectó el ecosistema que la habita.as predicciones acertadas:

 

 

Motores a combustión interna están consumiendo todo el oxigeno del planeta y son los principales responsables del debilitamiento de la capa de ozono, provocando el recalentamiento global y los cambios climáticos.

 

Punta del Este, Uruguay, 21 de mayo de 2008 – El investigador uruguayo Luis Seguessa hizo recientemente una declaración inédita a la prensa mundial revelando que los MCI – motores de combustión Interna – que se encuentran en los automóviles y en otros medios de transporte son los principales responsables del deterioro de la capa de ozono, el recalentamiento global y del cambio climático, no tanto por los gases que emiten a la atmósfera, sino por la gran cantidad de oxigeno que consumen a niveles alarmantes.

“Un vehículo consume entre 50 y 100 litros de aire promedio por segundo. Teniendo en cuenta la actual población automotora (560 millones de unidades), son 20,000 millones de litros de aire que se consumen por segundo en el planeta y que se devuelven a la atmósfera a medio quemar y en forma explosiva. Veinte por ciento de esto (cuatro mil millones de litros por segundo) es oxígeno puro que es tomado de la capa de ozono. La cifra es tan grande que no le da tiempo ni a lo verde ni a la plataforma marina a reponer esta pérdida”, afirmó Luis Seguessa durante sus conferencias.

“La capa de ozono, además de ser un reservorio de oxígeno, es también una manta natural que nos protegía del inmenso frío del espacio exterior y de la potente fuerza calórica del sol. Al perderla, estamos experimentando cambios abruptos de temperatura en un mismo día, y esto irá en aumento. También se incrementarán los cataclismos como sequías, inundaciones, tornados, y la desaparición de los hielos en los polos, porque la velocidad de pérdida de ozono se está dando con progresión geométrica y no aritmética como se piensa, y en muy poco tiempo la gran fuente natural de abastecimiento de oxígeno del planeta, que es la capa de ozono, se agotará”, señaló.

Seguessa destacó tambien la importancia de que las empresas automotrices reemplacen los motores actuales de combustión interna por eléctricos o de otra tecnología ecológica que no consuma oxígeno, y de que cada ser humano (niño,adulto y anciano) se comprometa a plantar por lo menos siete árboles para incrementar el volumen de oxigeno en la atmósfera.

Luis Seguessa, líder de la Fundación Códigos con sede en Punta del Este, Uruguay, es un estudioso de los fenómenos climáticos desde hace más de veinte años.

Seguessa concluyó: “Los inocentes son los más perjudicados, nuestros hijos y nietos tienen derecho a vivir en un mundo como el que nosotros recibimos”.

 

Punta del Este, 26 de marzo de 2008— El derretimiento del Ártico como consecuencia del calentamiento global no solo hará crecer el nivel de los mares, sino que también causará el escape de importantes cantidades de hidrato de metano que se encuentran debajo de la capa permafrost.

“Esto no solo va a contribuir aun más al recalentamiento global – el metano es un gas 25 veces mas potente que el dióxido de carbono, sino que va a provocar inmensas explosiones, incontrolables para la humanidad”, denunció en Uruguay el investigador Luis Seguessa,dela Fundación Códigos.

Muchos ven la oportunidad comercial y afirman que favorecerá a las rutas marítimas y a la explotación de gas y petróleo. Es por esta razón, que cinco naciones del primer mundo, como Rusia, Canadá, EEUU (Alaska), Dinamarca y Noruega, se están disputando este territorio que emerge gracias al recalentamiento global sin tener en cuenta dos cosas muy importantes: por un lado, que dicha explotación traerá mas recalentamiento global, y que por otro lado, estarán jugando con una bomba de tiempo de trillones de toneladas de hidrato de metano que se encuentra debajo del hielo, un gas explosivo y venenoso, que explotará si las aguas aumentan unos grados más su temperatura“, advirtió el estudioso.

La Fundación Códigos, que desde el 15 de enero de 2008 presentó en San Pablo, Brasil, la teoría de Seguessa sobre la principal causa del debilitamiento de la capa de ozono, viene insistiendo en la importancia de que haya un consenso mundial para frenar la principal causa del calentamiento global que es la quema de oxigeno por parte de los motores de combustión interna la cual esta provocando el debilitando la capa de ozono, el recalentamiento global y el cambio climático. Para Seguessa, sino se actúa con celeridad, a partir del 2012 podría suceder una gran catástrofe ya que el sol llegará a su máximo nivel de energía liberada.

Si seguimos pensando que son las emisiones de gases solamente las que ocasionan el cambio climático, nunca revertiremos el problema. Además, es importante destacar que la velocidad de pérdida de ozono se esta dando con progresión geométrica y no aritmética como se cree y es por ello que el deshielo de los polos es mucho mayor de lo que se previa”, afirmó.

“La capa de ozono además de ser un reservorio de oxígeno, es también una manta natural que nos protegía del inmenso frío del espacio exterior y de la potente fuerza calórica del sol. Al perderla, estamos experimentando cambios abruptos de temperatura en un mismo día, y esto irá en aumento, al igual que los cataclismos”.

Fundación Códigos